¿Qué es el mianzi?

Face

Muchas veces se habla de la importancia del Mianzi o “Face” en la sociedad china, por ejemplo a la hora de negociar. No es de extrañar que se le de tanto bombo puesto que para la cultura china es algo presente en el día a día y de lo que dependen en buena parte las relaciones sociales.

El Mianzi o Face se podría definir como el prestigio que tiene una persona desde el punto de vista de la sociedad. Podemos considerarlo como una métrica del respeto que se le tiene a una persona y por supuesto se puede ganar o perder. Esto en China es fundamental ya que una persona a la que no se respeta es alguien sin poder, o en el caso extremo, sin dignidad.

Algunos ejemplos de cómo se puede perder Face:

– Recibir una reprimenda en público

– Ser desautorizado o contradicho por un empleado en una reunión

– Ser sentado en una mesa de negocios con personas de rango inferior

– Recibir una crítica publicamente

– Hablar de manera presuntuosa o sin humildad

– Ser ridiculizado delante de familiares o compañeros de trabajo

– Cualquier otro acto que suponga algún tipo de humillación pública

Normalmente veremos como las personas chinas con las que nos relacionamos intentan “darnos Face” en cuanto tienen oportunidad, puesto que es un acto que refuerza las relaciones (ellos también esperan lo mismo de nosotros).

Si vais a China veréis como alguien alagará vuestra pronunciación del idioma a pesar de que sólo sabéis decir cuatro palabras. En estos casos la mejor manera de recibir el cumplido es con humildad, algo así como “oh, muchas gracias pero en realidad mi chino es todavía muy malo”. Acto seguido, si queréis, podéis devolverlo diciendo “sin embargo tu nivel de inglés es estupendo, ¡te entiendo mejor que a muchos españoles!”.

Mi consejo es que hay que ser cuidadoso a la hora de conversar siempre que haya otras personas delante. Meter la pata con el Mianzi puede arruinar una negociación.

¿Habéis visitado China alguna vez?¿Que experiencias tenéis con el Mianzi?

 

Si quiere importar de China, no dude en consultarnos sin compromiso.

2 comentarios
  1. inma
    inma Dice:

    Pienso que el prestigio social importa en todos los sitios y en concreto, en China, tanto como en España. Quizás los españoles, en nuestras relaciones sociales, no lo demos a entender de forma explícita, pretendiendo mostrarnos con cierta “naturalidad”, valor que en general se nos refuerza culturalmente, por ejemplo no nos gusta hacer uso de un protocolo demasiado estricto en los negocios, en la etiqueta, en el orden de intervención, etc.
    Yo creo que si queremos trabajar con China, no nos beneficia pensar que sus habitantes tienen una psicología y unos patrones de conducta social tan diferentes a los nuestros. Hoy por hoy, en día el variopinto mundo de los negocios en China, está cambiando continuamente, sobre todo en las grandes ciudades. Como mercado emergente que es, en lo que respecta a la forma de actuar, la referencia es occidente y por lo tanto no se tiene tan definido como lo era antes el cómo comportarse.
    Para terminar, yo aconsejaría no hacer mucho caso a las ya anticuadas guías de actuación de años anteriores que nos instruían sobre las estrictas reglas para negociar en China, ni le daría mayor importancia a eso del prestigio social chino, que pertenece más a códigos internos y para las que, como extranjeros 老外 y por tanto “diferentes” que somos, estamos exentos.

    Responder
    • Javier Martinez
      Javier Martinez Dice:

      Gracias por tu aporte!

      Precisamente creo que los epañoles ya chocamos en el resto de Europa por ser “poco protocolarios”. En China creo que depende mucho de con quien y en que condiciones se produzca la negociación. No es lo mismo hablar con un vendedor de una pequeña fábrica que con un ejecutivo de una gran empresa relacionada con el gobierno.

      En cualquier caso si que es cierto que China cada vez es más abierta y nadie se extraña de que los extranjeros se comporten de un modo distinto.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *